Home » Posts tagged 'Psicologia'

Tag Archives: Psicologia

Sexting: cómo prevenir o minimizar las consecuencias de practicarlo

Buenos días:

 

Vamos a continuar hablado de sexting.

Tras conceptualizarlo, analizar las motivaciones que tienen los adolescentes a la hora de practicar sexting y tras analizar los resultados de los últimos estudios realizados por Gámez-Guadix en 2017 vamos a conocer la mejor forma de prevenirlo o minimizar sus consecuencias.

Para los que os incorporáis hoy el sexting consiste en crear y enviar de contenidos sexuales a través de Internet.

 

Si queremos prevenir el sexting y/o minimizar las consecuencias negativas de practicarlo es fundamental proporcionar una educación sexual de calidad entre jóvenes y adolescentes.

La educación sexual es, en el siglo XXI una asignatura pendiente ya que hay padres y educadores a los que hablar de estos temas les genera vergüenza o malestar. Eso lleva a algunos padres a no abordar este tema en las conversaciones con sus hijos, a veces argumentan que ellos lo aprendieron por su cuenta o creen que hablarles de sexo favorece la promiscuidad. Esto es un error ya que educar sexualmente a nuestros hijos implica trasmitirles una serie de actitudes y conocimientos que les permita vivir su sexualidad de una forma positiva y saludable.

Psicólogos en Salamanca - Sexting
Psicólogos en Salamanca – Prevención sexting

La sexualidad es un proceso relevante en el desarrollo del menor y son múltiples las formas de expresar la sexualidad, una de ellas es vivir la sexualidad a través de Internet.

Para que puedan vivir de  forma responsable y saludable las relaciones sexuales importante  informar a los adolescentes de los potenciales riesgos para que puedan evitarlos o minimizarlos. Por lo que habrá que hablar de las posibles consecuencias de difundir contenidos sexuales a personas no deseadas, así como el mal uso que esas personas pueden hacer de dichos  contenidos.

Es recomendable establecer normas para relacionarse con los demás a través de la red por un lado el respeto y por otro la responsabilidad.

El respeto nos va a permitir vivir la sexualidad de forma equilibrada y positiva, implica no provocar malestar o daño a los demás, no forzar cuando el otro expresa que no desea hacer algo y trabajar el concepto de ética en las relaciones interpersonales.

La responsabilidad implica ejercer la libertad sexual tomando conciencia de lo que se hace, minimizando los principales riesgos.

 

 

Ahora unas ideas para trabajar con los adolescentes:

Piénsalo dos veces antes de enviarlo. Intentar que piensen que es imposible recuperar las fotos o videos que enviamos a través de Internet o el móvil y podrían “reaparecer” en el futuro. Además nuestras relaciones personales van cambiando y una persona que hoy es de confianza podía no serlo más adelante.

. No es no. Si alguien no quiere  enviar fotos no se debe insistir, amenazar o coaccionar para que lo haga. El respeto conlleva aceptar lo que otros sienten y desean.

. No debes sentirte presionado para participar en sexting.

. Las imágenes de otros pertenecen a su propietario,  por tanto si recibes imágenes de otros no las difundas.

. Piensa muy bien a quién envías los contenidos sexuales, ya que cuanta menos es la confianza tengas en el destinario, es más probable que esas imágenes acaben en manos equivocadas o se empleen para fines indeseados. Si aun así decides enviarlo no olvides recordar al destinatario  “esto es solo para ti, por favor, no lo envíes a nadie más”.

. Ten cuidado no envíes una imagen a una persona equivocada por error, ya que esto podría causar problemas.

. No incluyas en las imágenes la cara o rasgos identificativos como lunares, piercings o tatuajes. Así será más difícil identificar a la persona en caso de que la imagen se reenvíe.

. Evitar que la imagen incluya la geolocalización.

.Eliminar las imágenes sexuales de teléfonos móviles o del ordenador, ya que en caso de robo, estas imágenes podrían ser extraídas.

 

Psicólogos en Salamanca – Psicólogo General Sanitario – Psicóloga en Salamanca

Discusiones de pareja

Son muchas las ideas preconcebidas que hay acerca de las relaciones de pareja.

Hay quien piensa que tenemos que encontrar nuestra “media naranja” y que sin esa otra parte no somos personas completas, otros piensan que tenemos que encontrar a alguien muy parecido a nosotros para no discutir, otro que los polos opuestos se atraen…

Las personas somos seres completos, no necesitamos otra “mitad” para poder sentirnos realizados y satisfechos con nuestra vida, de hecho sentir “que necesitamos” una pareja conlleva muchos riesgos como engancharnos a relaciones de pareja tóxicas.

 Discutir, la mayor parte de las parejas lo hacen con mayor o menor frecuencia.

Psicólogo Salamanca - Discusiones de pareja

El problema es que a veces cuando discutimos, nuestro objetivo no es llegar a acuerdos con nuestra pareja sino imponer nuestro criterio a toda costa, a veces ni siquiera estamos escuchando.

Nuestro comportamiento social  se modifica en función al ambiente. Con desconocidos, o personas de poca confianza podemos “discutir” con serenidad y buenos argumentos, pero a veces esto es mucho más complicado con las personas que convivimos.

Los psicólogos que han estudiado las discusiones de pareja coinciden que la mayor parte de esas disputas tienen un transfondo de lucha de poder.

Recuerda la última discusión fuerte que tuviste con tu pareja…cuando la discusión está en su punto máximo ¿eres capaz de aceptar unas disculpas? Muchas personas probablemente responderían que no. Es esos momentos queremos que nuestra pareja ceda ya sea aceptando que está equivocado o generando un compromiso de cambio en su comportamiento o actitud. Con frecuencia nos cuesta entender a nuestra pareja, ponernos en su lugar y tratar de acercar puntos de vista.

¿Quién puede hacernos sentir mejor que quién mejor nos conoce? ¿Quién puede generar más dolor que quien además de tener buena capacidad de argumentación conoce nuestros puntos débiles?

Estos días seguiremos hablando de este tema. Trataremos de ver algunas claves que nos ayuden a discutir de forma más constructiva.

Adaptarnos al trastorno bipolar

Tras el primer ingreso volví a casa. Estaba asustado me decían que necesitaba tomar medicación de por vida. Al principio seguí las pautas de los profesionales que me atendían, tenía mucho miedo a la recaída (no poder dormir, estar irritable, que 2000 pensamientos diferentes aparezcan a la vez…). Me fui recuperando y de nuevo volví a mis clases, empecé a salir con mis amigos, yo me encontraba bien…¿por qué no retomar la vida de antes?. Empecé a salir de nuevo con mis amigos hasta tarde, eso generó importantes discusiones con mis padres que decían que tenía que cuidarme. Con mis amigos salías de fiesta hasta tarde o jugábamos durante horas a los videojuegos. Con el paso del tiempo empecé a olvidar tomar la medicación a retrasar las horas de las comidas, a costarme muy tarde y dormir pocas horas…dos meses después tuvieron que ingresarme de nuevo.

Es complicado hacerse a la idea de que tenemos una enfermedad mental que requiere tratamiento. Algunas personas necesitan que pasen años y varias crisis antes de pararse a pensar en que quizá precisa tratamiento.

Es frecuente que la persona niegue que padece un trastorno bipolar y esa negación puede tener diferentes caras. Podemos negar o rechazar el diagnóstico a pesar de tener evidencias de su presencia o negarnos a tomar la medicación. De hecho hay personas que prefieren aprender a convivir con sus síntomas a pesar de las crisis, antes que aceptar que padecen un trastorno bipolar y tomar la medicación.

Otra forma de negar lo que nos pasa es restarle importancia a la gravedad de nuestra enfermedad haciéndonos sentir que tenemos una capacidad de afrontamiento mayor y minimizando el impacto que la enfermedad tiene en nuestra vida y nuestras relaciones.

Incluso las personas que afirman tenerlo pueden tener dificultad para aceptarla. … desgraciadamente no es tan sencillo.

Como afirma Elisabeth Kübler-Ross el duelo por el sufrimiento de la pérdida pasa por varias etapas o fases inicialmente suele predominar la negación, luego aparece la rabia, más tarde el regateo, luego la depresión y finalmente la aceptación que es imprescindible para que nos adaptemos a la nueva situación. No es un camino recto ni va siempre en la misma dirección ya que cuando hay una recaída puede reaparecer la rabia o podemos soñar con el momento en el que podamos librarnos de la medicación y de la enfermedad. Sera entonces cuando, probablemente retomaremos hábitos que interfieren con nuestra salud mental.

La adaptación es un proceso no ocurre de un día para otro, al principio la idea de tener una enfermedad mental crónica puede avasallarnos y con el paso del tiempo cada vez le damos menos vueltas y la resistencia al tratamiento va disminuyendo. Es cierto que las personas que tienen enfermedades crónicas lo tienen mucho más difícil, pero también pueden adaptarse, ajustarse y aceptar el trastorno bipolar y la necesidad de un tratamiento.

 

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

Seguimos con trastorno bipolar….¿Hay distintos tipos de TAB?

Pues sí, existe el trastorno bipolar tipo I, y el tipo II

El trastorno bipolar tipo I se caracteriza por uno o más episodios maníacos o episodios combinados (síntomas de manía y depresión que ocurren casi todos los días por lo menos durante 1 semana) y uno o más episodios depresivos mayores. El trastorno bipolar tipo I es la forma más severa de la enfermedad, marcada por episodios maníacos extremos.

El trastorno bipolar tipo II se caracteriza por uno o más episodios depresivos acompañados por lo menos de un episodio hipomaníaco. Los episodios hipomaníacos tienen síntomas similares a los episodios maníacos, pero son menos severos; sin embargo, deben ser claramente diferentes a los de una persona que no tiene un estado de ánimo depresivo. Para algunas personas, los episodios hipomaníacos no son lo suficientemente severos para ocasionar problemas notorios en las actividades sociales o en el trabajo. Sin embargo, en otros, éstos pueden ser molestos.

 

 

Y, ¿qué me cuentas sobre las recaídas?

Algunas personas, incluso estando medicadas, pueden experimentar episodios del trastorno en un nivel menor, o, incluso llegando a experimentar episodios completos.

Hay determinados comportamientos que favorecen la aparición de recaídas, tanto maniacas como depresivas:

  • La discontinuación o terminación de la medicación sin consultar con su médico.
  • Estar mal medicado. Generalmente el tomar una dosis menor de un estabilizador de ánimo pueden llevar a una manía. El tomar una menor dosis de antidepresivos pueden causar una recaída depresiva, mientras que dosis muy elevadas pueden llevar a episodios mixtos o episodios de manía.
  • El tomar drogas como la cocaína, alcohol, anfetaminas u opioides. Estas tienden a empeorar los episodios.
  • El dormir demasiado o muy poco. Dormir demasiado puede llevar a la depresión, mientras que el dormir muy poco puede conducir a episodios mixtos o maniacos.
  • La cafeína pueden causar desordenes en el ánimo que pueden conducir a la irritabilidad, la disforia y la manía.
  • Usualmente los pacientes tienden a auto-medicarse, siendo la drogas más comunes el alcohol y la marihuana.

 

La enfermedad actualmente no es curable, pero puede ser controlada. Para lograrlo se emplean técnicas farmacológicas y psicológicas.

 

 

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

¿Cómo se comportan las personas con trastorno bipolar?

Marcos tiene 21 años y acaba de ser diagnosticado de trastorno bipolar. Estudia derecho, hasta ahora ha sufrido dos episodios maníacos. El primero fue leve y duró pocos días. El segundo episodio hizo necesario el ingreso, fue ingresado tras chocar su vehículo contra un muro. Dado su comportamiento la policía pensó que había consumido drogas además del alcohol que encontraron en su coche.. En la sala de urgencias el médico observó que estaba pasando por un período maníaco: llevaba varios días durmiendo 3 ó 4 horas sin mostrar cansancio, no era capaz de estar quieto, se mostraba muy irritable y hablaba constantemente sobre todas las cosas que tenía que hacer en los próximos días. Se movía sin tener en cuenta las heridas que le había causado el accidente.

El trastorno bipolar es un trastorno del estado del ánimo que cuenta con períodos de depresión repetitivos (fases depresivas) que se alternan con temporadas de gran euforia (fases maníacas).

 

Es una enfermedad crónica episodica y recurrente, tratable con medicación que el paciente tendrá que tomar toda su vida.

 

Su causa es un desequilibrio químico en un tipo de biomoléculas del cerebro llamadas neurotransmisores. El afectado oscila entre la alegría y la tristeza, de una manera mucho más marcada que las personas que no padecen esta enfermedad. Así, el afectado sufre de episodios o fases depresivas o eufóricas (maníacas). El trastorno bipolar es comúnmente tratado con medicación acompañada de terapia psicológica.

 

Síntomas de la manía – los “altos” del trastorno bipolar

  • Incremento de la actividad física y mental y la energía
  • Estado de ánimo muy entusiasta, optimismo exagerado y confianza en sí mismo
  • Irritabilidad excesiva, comportamiento agresivo
  • Menos necesidad de dormir sin experimentar cansancio
  • Delirios de grandeza, sentido excesivo de presunción
  • Hablar y pensar muy rápido, cúmulo de ideas.
  • Impulsividad, poco juicio, distracción
  • Comportamiento imprudente
  • En los casos más serios, delirios y alucinaciones

 

Los síntomas de depresión, los “bajos” del trastorno bipolar

  • Tristeza prolongada o ataque de llanto sin explicación
  • Cambios importantes en los hábitos alimenticios y de sueño
  • Irritabilidad, enojo, preocupación, agitación y ansiedad
  • Pesimismo e indiferencia
  • Pérdida de la energía y letargo persistente
  • Sentimientos de culpa y baja autoestima
  • Incapacidad para concentrarse e indecisión
  • Incapacidad para disfrutar intereses anteriores y aislamiento social
  • Achaques y dolores inexplicables
  • Pensamientos recurrentes de muerte o suicidio

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

 

¿Quieres ver mi curriculum?

 

Boletín de suscripción

Loading...Loading...


Descargas