Inicio » Entradas etiquetadas como «muerte» (Página 2)

Archivos de la etiqueta: muerte

Duelo en niños ¿Cómo vive un niño de 0 a 3 años la pérdida de un ser querido?

Con cierta frecuencia acuden a la consulta del psicólogo adultos preocupados por cómo esa pérdida afectará al menor. Para poder orientar a los padres, los psicólogos tenemos qué conocer la fase del desarrollo en el que el menor se encuenta inmerso. Eso nos ayudará a facilitar la informacion acerca de lo que los niños entienden y sobre la información que tenemos que transmitirles.

¿Cómo viven los niños la muerte en función de su edad?

. De 0 a 3 años

En esta primera etapa de la vida los niños aprenden a confiar en las personas y en su entorno ya que necesitan sentirse seguros. La madre es una figura central en su vida y hacia los 8 meses los niños aparte de desarrollar el miedo a los extraños suelen establecer las relaciones de apego con el padre y los hermanos. Entre los 6 y los 17 meses el niño puede presentar un malestar intenso cuando sus figuras de apego no están presentes.

Hasta los 3 años las emociones de alegría y tristeza que expresan los niños suelen ser exageradas y aprende poco a poco a diferencia lo que le alegra de lo que le entristece.

Si el niño tiene una pérdida importante no tiene habilidades para expresarlo en palabras para describir lo que ocurre o lo que está sintiendo, pero sí puede recordar escenas, sonidos u olores que sean significativos. De hecho es frecuente que un niño que presenta una pérdida a esta edad  a medida que se vaya haciendo mayor empiece a recordar aspectos relacionados con el fallecimiento.

Es relativamente frecuente que a esta edad los niños no reciba, por afán de protección de sus progenitores, información acerca de lo ocurrido. En estos casos los niños suelen verse especialmente afectados por el cambio de ambiente estar con otras personas, en otros lugares el cambio de voces, la diferencia de hábitos y horarios etc.

 

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

Duelo en niños…¿Hablamos de mitos e ideas erróneas?

En pleno siglo XXI la muerte es un tema tabú. Evitamos hablar de ella por causas muy diferentes a veces por desconocimiento, otras por miedo a que nuestro interlocutor se sienta mal…. Por eso cuando los niños padecen una pérdida significativa aparecen conductas de sobreprotección en los adultas que intentan distraer al niño… A raíz delos terribles atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid son muchos los trabajos que han realizado los profesionales con el objetivo de ayudar a niños y adultos a elaborar el duelo de forma adaptativa.

Cuando muere alguien que queremos, su truncan proyectos vitales y personales. Hablar delo que ocurre con la familia los amigos o en el centro escolar nos permite compartir las emociones y sentimientos además favorece elaborar el duelo y las reacciones psicológicas normalizadas.

Comprender la muerte es difícil, duro y complicado.

Son muchas las ideas erróneas que con frecuencia tenemos acerca de cómo  viven los niños la muerte de un ser querido. Estos mitos han sido estudiados por Poch y Herreo en 2003.

 

¿Hacemos un breve repaso?

  1. MITO :Los niños no se dan cuenta de lo que ocurre tras perder a un ser querido

REALIDAD Los niños se dan cuenta de qué ha pasado algo y suelen presentar cambios en su comportamiento cotidiano. Si no hablamos de lo que ocurre con ellos, puede que traten de buscar información por su cuenta y quizá la consigan en fuentes inadecuadas o malinterpretar las informaciones.

  1. MITO: Los niños no tienen capacidad para comprender el fenómeno de la trascendencia.

REALIDAD: Aunque los niños necesitas ser ayudados para comprenderlo, su capacidad para comprender la muerte es mayor de lo que pensamos. En las distintas etapas   los niños van entendiendo la muerte de forma diferente.

  1. MITO: Debemos evitar hablar de la muerte y delos muertos delante de los niños.

REALIDAD: Antes o después los niños tendrán que enfrentarse a una pérdida, por tanto protegerles de forma indefinida pensando que en la vida únicamente hay cabida para el placer y el disfrute es un error. La tolerancia a la frustración en los niños hay que desarrollarla y la frustración de perder personas a las que queremos y relaciones personales serán inevitables a lo largo de la vida.

  1. MITO: Es mejor evitar que los niños se enfrenten de forma prematura a una realidad tan desagradable como la muerte.

REALIDAD: La vida y la muerte son dos caras de la misma moneda y ya en la infancia la muerte está presente en los juegos, las canciones, los cuentos (Los siete cabritillos, Caperucita roja, La bella durmiente….) y en los medios de comunicación.

  1. MITO: Los niños y adolescentes no elaboran el duelo

REALIDAD Los niños y adolescentes también elaboran el duelo y a veces incluso de forma más compleja que los adultos, por eso es necesario acompañarlos en ese camino y estar pendientes de cómo lo viven.

  1. MITO: Los niños y los adolescentes no atribuyen significado a los acontecimientos que suceden alrededor

REALIDAD: Los niños necesitan atribuir significados a las pérdidas.

  1. MITO: Tenemos que proteger del dolor a los niños y a los adolescentes y una buena forma de hacerlo es evitar que participen en los rituales de despedida.
  2. REALIDAD: Nuestra ayuda será más efectiva, si en vez de evitar que participen, en función de la edad que tengan y de su nivel de entendimiento les hacemos partícipes de lo que ocurre y de lo que hace. El excluirlos lo pueden interpretar como abandono, soledad e incertidumbre. Algunos rituales de despedida se pueden adaptar a la edad del menor o hacer rituales específicos.
  3. MITO: Los niños no comprenden los rituales, por lo que es mejor que no acudan a ellos.

10. REALIDAD: Los adultos podemos ayudar  acomprender mínimamente los rituales y permitir que participen en ellos en la medida de lo posible y si ellos lo desean.

 

Duelo en niños…Empecemos por una leyenda

En pleno siglo XXI la muerte es un tema tabú. Evitamos hablar de ella por causas muy diferentes a veces por desconocimiento, otras por miedo a que nuestro interlocutor se sienta mal…. Por eso cuando los niños padecen una pérdida significativa aparecen conductas de sobreprotección en los adultas que intentan distraer al niño… A raíz delos terribles atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid son muchos los trabajos que han realizado los profesionales con el objetivo de ayudar a niños y adultos a elaborar el duelo de forma adaptativa.

Cuando muere alguien que queremos, su truncan proyectos vitales y personales. Hablar delo que ocurre con la familia los amigos o en el centro escolar nos permite compartir las emociones y sentimientos además favorece elaborar el duelo y las reacciones psicológicas normalizadas.

Comprender la muerte es difícil, duro y complicado.

¿Qué os parece si empezamos con una leyenda inglesa  que nos ayude a entender…?

La leyenda ha sido recopilada por Tim Bowley y es muy útil para trabajar con chavales a partir de 12 años este tema.

Cuenta una leyenda inglesa que estando la madre de Jack debatiéndose entre la vida y la muerte, su hijo bajó a la playa cercana a aliviar su tristeza. De repente, una silueta alta y delgada, se acercó a él, vestida con una capa negra y el rostro tapado, y le preguntó por la Granja Beanstalk, que era donde él vivía. —¿Quién quiere saberlo?, —preguntó Jack.

—La muerte, —respondió la dama.

Jack le pidió que lo demostrara metiéndose en una pequeña botella. La muerte se encogió hasta meterse allí dentro. Jack había atrapado a la muerte y volvió a casa feliz, donde encontró a su madre totalmente recuperada y con mucha hambre. Cuando Jack empezó a buscar comida se encontró con que los animales no se morían y las verduras no podían salir del huerto. Los días pasaban y nada moría, todos tenían cada vez más hambre. Y, además, cada vez había más de todo, más moscas, más pulgas.

—Todo esto es muy raro, —dijo la madre—, ¿Qué has hecho?

Jack le contó lo sucedido.

—Vas a tener que sacar la muerte de la botella, —siguió la madre.

Cuando así lo hizo. La muerte le dijo: —Quizás ahora entiendas que no soy enemiga de la vida, pues sin mí, no existiría. Somos dos caras de la misma moneda, no podemos existir la una sin la otra —Y se despidió.

Jack volvió a la playa a mirar las olas ir y venir, al regresar a casa, encontró a su madre sentada en su mecedora favorita, con cara de serenidad, muerta.

Me encantará saber qué opináis sobre esta leyenda ¿Qué os sugiere? ¿Os ha parecido interesante?

Espero vuestros comentarios y sugerencias, mañana más…

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

Y la próxima semana hablaremos… del duelo en niños

Hola a todos

La próxima semana vamos a hablar del duelo en los niños. Si te gustaría saber qué es, cómo entienden  los niños la muerte en función de su edad, qué reacciones emocionales pueden aparecer, cómo solemos actuar los adultos que les rodean, qué podemos hacer para ayudarles.

 

Creo que es un tema muy interesante, del que a la gente no le gusta hablar (así parece que los niños no sufren), pero que es necesario conocer para poder dar apoyo emocional a los niños en proceso de duelo.

Así que os invito a todos a participar, si tenéis alguna duda sobre el tema, si quereis compartir vuestra experiencia con nosotros, o sugeriri temas para próximas semanas… será un placer.

 

Psicólogo en  Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

Cuando muere un ser querido…

 

 

Casi todas las personas en alguna ocasión de nuestra vida nos enfrentamos o nos enfrentaremos a la muerte de un ser querido para nosotros. Cuando eso ocurre empezamos a elaborar el duelo, que es  una reacción adaptativa natural, normal y esperable ante la pérdida de un ser querido. Es un momento difícil, ya que la persona se enfrenta a un acontecimiento vital estresante de primera magnitud, que tarde o temprano hemos de afrontar.

Tenemos que adaptarnos a los cambios que se producen en nuestra vida, cambios emocionales, fisiológicos y sociales que variarán, donde la intensidad y duración de estos será proporcionales a la dimensión y significado de la pérdida.

 

Cada duelo es diferente varía en función de las características de la persona en duelo, su situación personal, de “quien” es la persona fallecida, de las causas y circunstancias de su fallecimiento….

Aún así la mayor parte de las personas en duelo suelen pasar por estas etapas.

1. Desconcierto e incredulidad. La persona niega la realidad e intenta alejarse para reducir el malestar que le produce el acontecimiento.Es la primera reacción ante la noticia: “Esto no me está pasando a mi”, “no puede haber muerto”. Son momentos muy intensos emocionalmente, la persona puede sentirse bloqueada, aturdimiento e incredulidad ante lo que está viviendo.

2. Tristeza profunda y agresividad. La persona puede presentar reacciones de ira, descontento y estallidos de rabia, incluso ante quienes les rodean; e intensas oleadas de dolor y llanto, de profundo sufrimiento. La persona no se da cuenta todavía de la realidad de la muerte.

3. Desesperación y depresión. Es un periodo a caballo entre la negación del principio y el alivio del paso del tiempo. Aquí también aparecen las tormentas emocionales y vivencias contradictorias, de búsqueda, presencias, culpas y autorrepoches,… junto con el dolor que aun continua. Es también un tiempo de soledad y aislamiento, de pensamientos obsesivos,… A veces es la primera experiencia de vivir sólo, y es frecuente no volver a tener contacto físico íntimo ni manifestaciones afectivas con otra persona.

4. Aceptación y paz. La persona vaq siendo consciente de que la pérdida es irreversible. Trata de adaptarse a la vida sin el ser querido, gradualmente va reapareciendo la necesidad de abrirse a las relaciones sociales, poco a poco se va sintiendo capaz de disfrutar sin sentirse culpable. Finalmente los períodos de normalidad son cada vez mayores y se empieza a vivir pensando en el futuro, y no en el pasado.

Una vez aceptada la pérdida del ser querido, existen cuatro tareas importantes para completar el duelo

  • Aceptar la realidad de la pérdida.
  • Experimentar la realidad de la pérdida, sintiendo el dolor y todas sus emociones.
  • Adaptarse a un ambiente en el cual falta el ser que murió, aprendiendo a vivir sin esa persona (por ejemplo: tomando decisiones en soledad, desempeñando tareas que antes hacía el fallecido, aprendiendo nuevas formas de relación con la familia y amigos o un nuevo sentido del mundo y de uno mismo…)
  • Recuperar el interés por la vida. La persona empieza a querer disfrutar, establecer nuevas relaciones…

 

Psicólogo en Salamanca – Psicóloga Mª Luz Cañadas – Psicología

¿Quieres contactar conmigo?

Gabinete de Psicología Mª Luz Cañadas

Gabinete de Psicología Mª Luz Cañadas

669 889 292

mariluz@mariluzcanadas.es

Plaza Poeta Iglesias nº 17, entreplanta, 37001 Salamanca.

Gabinete de Psicología Mª Luz Cañadas en Instagram

¿De qué quieres que hablemos? El tema lo eliges tú

¿Quieres ver mi curriculum?

Curriculum Vitae de Mª Luz Cañadas

Tu opinión es ipmportante

Boletín de suscripción

Loading...Loading...


five + two =